Días blancos, noches oscuras

Publicado en por Virginia

Me gusta el frío.

Me gusta esconderme de su viento helado,
de la nieve que acaricia y se funde
con el contacto de mi piel y la enrojece, 
quizás sienta vergüenza ante tal gesto de delicadeza.

 Cálido a la vez.

Bella antítesis formulada por la naturaleza,
elaborada amorosamente por la lluvia y el cariño.
Quiero sentir toda su brusquedad,

ya que el amor, me hizo de piedra.

 

 

frio amaral

Comentar este post