Ein lied

Publicado en por Virginia

En esta noche oscura y solitaria, donde la lluvia juega en los cristales de su ventana, y las gotas resbalan tras las agrietadas paredes de su estudio, compone con su viejo violín una poesía convertida en música, de inspiración arrebatada y acompañado por el frío de un ambiente completamente húmedo, aferra contra su pecho el arco del instrumento y arranca con alivio las flechas que a su corazón un día se dirigieron, descargando su rabia y su odio, transformándolo en miles de notas susurrantes, que se pierden en el vacio de la noche, se prenden en el fuego de una vela cási consumida y reflejan en sus partituras el ardor y la soledad de sus palabras.

El violín comparte su llanto y agoniza cual locura del músico, logrando la bella unión con su dueño, contemplando con ansia, esperan las partituras emborronadas, narrando la historia de una pasión inexistente, goteando y compitiendo con las lagrimas de quien las crea, fundiéndolas en negro.La música resuena en la jaula en la que se esconde, y le atormenta haciéndole recordar, que hasta la más preciada belleza puede ser el mayor de sus miedos, y estrella contra el suelo su ira plasmando el nombre de quién añora, seduciendo con tan simple palabra, al animal indomable, que fatigado disfruta de sus últimos suspiros, hasta caer de rodillas frente a su violín, que acabado su sufrimiento, se despide resoplando una última nota, y al lado, su firma.

old.violin.jpg

Comentar este post