¿Te he dicho alguna vez...que te amo?

Publicado en por Virginia

En sus ojos vi reflejada la luna,
bajo un mar cubierto de estrellas,
en donde el silencio y la nada me legaban sus sentimientos
envueltos en sollozos.

No presencié mayor dulzura y atrevimiento
en un pobre corazón ansioso por entregarse,
cautivo de un pasado, imposible de redimirse.

No renuncies mi amor, mi único amor.

En tus manos sostendrás mi corazón
y a tu cuerpo, mi alma llegará, 
para no desprenderse de cada oculto recoveco de tu piel.
Hasta que tu y yo, prendados, seamos uno.

¿A quién yo, gozosa de mí, he de dar las gracias?
Si a ese destino incierto, no puedo ponerle nombre
y arrodillarme ante él, para entregarle mi vida por tal holganza.

¿A quién he de besar la estela que por el camino deja?
Si aún, en la senda embarrada, con el rostro cubierto de cieno,
te sigo idolatrando, viendo hermoso.

Y a ti, preciada fortuna, solo a ti te dedico estas palabras,
aquellas que mis labios, retraídos, pero sinceros,
no osan pronunciar.
Aquellas que resurgen desde lo más recóndito del alma,
estimuladas por la fría noche de otoño, la cual tu amor, convirtió en primavera.

Comentar este post