Atrevimiento

Publicado en por Virginia

Si me atreviera a pensar, que el amor y el olvido
se alimentan de la misma mano, traicionaría mi corazón enamorado;
decepcionada y angustiada, recogería entre sollozos 
las brasas que algún día prendieron entre pasión y lujuria,
las cuales ahora, inhalan vejez y muerte.

Si por impulso me vencieran mis ganas de abandonar mi suerte,
le rogaría al infierno que me desposara de mi alma con todas mis virtudes,
pues de mí tan solo quedarían vilezas, al renunciar a mi destino,
tu amor.

Si por temores renunciase a mi cariño, ofrecería sin dudarlo mi cuello
a mi carnicero.
-¡Me someto al yugo por castigo!, y ésta es mi condena. Más soy una pobre 
enamorada, implorando redimirse.

Comentar este post