Al borde de un precipicio.

Publicado en por Virginia

¿Nunca has alzado la vista allá a lo alto?

Donde las aves planean libres surcando el cielo azul, acompañadas por unas nubes que alcanzan la textura esponjosa del algodón. Donde no existen los juicios ni las sentencias, sino un espacio sin fin de viento frío recorriendo tu rostro.

He visto a las nubes llorar, empapando el plumaje de las aves que al ritmo de su vuelo desprenden los colores de un arco iris, sirviendo al cuadro de un humilde pintor, que asombrado mancha el lienzo deslizando sus pinceles en la blanca tela, dándole suaves tonos cálidos.

He contemplado al mar imitando al cian del cielo, jugando con el brillo del sol, absorbiendo los colores de todo lo que osa cruzarle, fotografiando la simetría del paisaje.

He observado la distancia que hay entre mis labios y los tuyos, un precipicio. Cuando me atrevo a rozarlos estoy en caída libre, y en mis ojos suceden las transiciones de todo lo descrito, me siento ave cayendo en picado burlando al límite del agua, sintiendo el fresco de la brisa. Y a lo lejos diviso el arco iris y al pintor que maravillado se atreve a dibujarme. Mientras mis ojos vuelven a esta, nuestra realidad, sólo siento la emoción de la libertad acariciando los bordes de tu boca.free falling

 

 

Comentar este post